Hola Paco. No llego muy tarde, ¿verdad?

Perdona, pero es que me ha pillado mi madre al teléfono y me ha tenido una hora… Se ha hecho una paja mental con lo que le ha contado no sé quién, y se creía que yo estaba proponiendo no vender los bienes del tío Marciano… en fin, la edad…

Uy, pues si que mola este restaurantito… ¡Vamos! Que tenga que venir Paco desde Segovia a descubrirme sitios así en mi barrio… ¿Cómo lo conocerá él?

Hola Marga. No te preocupes acabo de llegar.

Él siempre tan galante. Si llevará aquí media hora, el pobre. Por cierto, galante y elegante ¡Qué bien le queda esa camisa con cuello mao!

Veo que ya has pedido vino, y además un rosado fresquito ¡Qué bien! Ponme un poco que vengo sedienta.

Oye, me encanta este sitio, no lo conocía. ¿Qué se come aquí?

Pues mira, es la primera vez que vengo. Me he arriesgado con un experimento. Parece que es un sitio de fusión de comida asiática y gaditana. Vamos a ver que tal sale…

Tras unos suculentos platos de saam de ortiguillas, gyozas de carrilera y curry tipi de Raya, regado todo con una botella entera de vino y mientras comparten una tarta de zanahorias, unas copitas de Pedro Ximenez y unos cafés…

El análisis de presupuesto

Bueno Marga, ¿pudiste ver los correos que te pasé con los presupuestos de la gestoría de Segovia y la compañía de seguros? La verdad es que no son muy diferentes, pese a que la compañía de seguros dice que no cobra honorarios.

La gestoría nos ha desglosado todo muy bien y muy claro. La aseguradora nos da solo un coste global. Pero las dos, por lo que he podido ver, nos hacen la liquidación con los valores de la comunidad autónoma. No veo que nos digan nada de poder jugar con los valores de mercado y todo ese tema que nos dice Maca. Yo, a priori, si no hay mucha diferencia de precio, creo que es mejor ir con el despacho de Luis. Son los únicos que se han preocupado de darnos información sobre cómo pagar menos en impuestos de manera global. ¿Sabemos ya algo de su presupuesto?

Paco, tío, primero me emborrachas y luego me sacas estos temas tan serios… Esto no puede ser… a mi lo que me apetece, con esta noche tan buena, es salir a una terraza y tomarme un gin tonic, y eso que soy más de ron…

Marga, céntrate, que te dispersas… Hemos venido a decidir lo del presupuesto.

Pues sí, ya tenemos el presupuesto del despacho de Luis. Está muy detalladito, desglosado, tanto que es un poco lioso. Lo he intentado comparar con los que tú me has pasado y el problema es que no son homogéneos. Luis nos da presupuesto por hacer el trámite normal de la herencia, por el tema de los bancos alemanes y por lo de Carlitos, que al final parece que es mejor que se ocupen ellos. Los de la aseguradora no dicen nada de los trámites que van a hacer, así que no sabemos si incluyen algo de eso. Y los de la gestoría solo nos dicen que minutarán aparte el tema de los bancos alemanes y que por lo de Carlitos nos pasarán el presupuesto del abogado.

El despacho de Luis, además nos dice ya lo que cobraran por hacer los trámites posteriores para poder vender, pues al estar Carlitos incapacitado parece que hay que pedir permiso al juez. En cuanto a los honorarios, tenemos claro lo que nos cobra la gestoría y lo que nos cobra el despacho de Luis. La gestoría es algo mas barato, son 2.000€ y el despacho de Luis son 2.500€. Pero como dices tú, Maca ya nos está haciendo cálculos fiscales y proponiendo alternativas para el pago que la gestoría no nos ha ofrecido y, respecto a los trámites, digamos paralelos, ya nos da un precio cerrado, mientras que la gestoría los deja abiertos a lo que nos cobre su abogado.

Por deducción, comparando lo que nos dicen en la gestoría y en el despacho de Luis lo que nos van a costar los impuestos y los trámites, con el coste total que nos da la compañía de seguros, me da la impresión de que ésta cobra más de 3.000€ de honorarios, pero como no lo desglosan, pues no lo sé bien.

Bueno Marga, pues creo que estamos de acuerdo. Lo mejor será que propongamos a todos encargar el asunto al despacho de Luis y que Maca se ocupe de todo. ¿Te parece?

Ahora otra cosa más importante…

¡Oh, no! ¿Más cosas importantes?

¿Qué te parece si nos tomamos una copita? Veo que hay una mesa libre en la terraza y hace una noche cojonuda…

¡Olé, mi Paco! Si es que parece que me ha leído el pensamiento. ¡Que ya está bien de hablar de la herencia y los malditos presupuestos!